Tarre Briceño

Embajador Gustavo Tarre Briceño: “Si en Venezuela se aplicara la Constitución con la fuerza de todos sus artículos, habría un gobierno absolutamente democrático”

“Libertad, democracia, descentralización, alternancia, transparencia… son los temas que evidencian las crisis política venezolana, la catástrofe política y también el resto de la tragedia venezolana porque a estos temas se vinculan los problemas económicos, los problemas sociales, los problemas ambientales y los problemas de derechos humanos,” así comenzó el Dr. Gustavo Tarre Briceño su ponencia en el Foro “Libertad, democracia, descentralización y transparencia”, organizado por La Causa R, partido verdelaborista.

El Embajador de Venezuela en la Organización de Estados Americanos, OEA, indicó que estas premisas están íntimamente vinculadas y recalcó además que hay que hacerlas el centro de la lucha de los venezolanos por el regreso a la democracia. Destacó que buena parte de la esencia de la democracia es que el poder se utilice con prudencia y con humildad.

En referencia a la libertad, el diplomático afirmó que parecer ser un tema muy abstracto. “Al hablar de libertades ya se hace mucho más accesible la libertad de pensamiento, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de manifestación, la libertad de organización, la libertad de asociación, es decir, esas libertades sumadas son las que constituyen el tema de la libertad” dijo, y añadió que esas libertades van acompañadas de derechos y “esos derechos son en primer lugar los derechos humanos”.

Tarre Briceño acotó que la Constitución es absolutamente detallista en materia de derechos humanos, e invitó a los presentes en el Foro virtual  “Libertad, democracia, descentralización y transparencia” a leer el Capítulo relativo a los derechos humanos para que los venezolanos se den cuenta que es una de las partes más pisoteada y más violada de la Constitución.

“Basta remitirse el texto y verán como la libertad de los venezolanos estaba muy garantizada por la Constitución y todo ataque en contra de esa libertad es violación expresa de normas constitucionales”.

Pero acotó que los derechos no se limitan solamente a los derechos humanos, “tenemos derechos políticos, derechos económicos, tenemos derechos sociales, derechos ecológicos, derechos ambientales y todo ellos está bajo ese paraguas regulado de manera, a mi modo de ver, muy satisfactorio por el texto constitucional”.

Como segundo punto que enumeró en su disertación, el Dr. Gustavo Tarre Briceño mencionó a la democracia, y señaló que a veces se pretende limitar la democracia al ejercicio del derecho al voto, “el voto es una parte esencial de la democracia pero no es la democracia, es decir, en la dictadura moderna suelen recurrir al voto para legitimar un Poder y el voto tiene que tener entonces unas características y un marco legal y un marco efectivo que permita que la voluntad del pueblo, que se expresa a través del voto, sea contabilizada en la misma forma como el pueblo la ha expresado”.

En este sentido, destacó que el fraude no es solamente alterar las actas al final o manipular unas máquinas. Aseguró que el fraude empieza desde la exclusión del registro electoral de personas que tienen derecho al voto, pasa por las formas de ejercer una campaña electoral, el acceso a los medios de comunicación, el uso y abuso del dinero de los bienes públicos para favorecer una determinada tendencia por la utilización de los cuerpos represivos y de la fuerza militar en actividades de carácter político partidista.

También señaló que el fraude pasa también por una autoridad electoral que no es imparcial, “sin un arbitro en el juego, que no ejerce su función de equilibrio sino que está absolutamente inclinado hacia un determinado sector de los que participan en las elecciones”.

Estos mismos términos, asegura el Embajador, también están consagrados en la Carta Democrática de la OEA y afirma que traen consigo dos consecuencias: la primera es la participación. La Constitución no se limita a una democracia meramente representativa sino que plantea y abre cauce para la participación en ejercicio de democracia directa, y en segundo lugar, acota, “un punto que es esencial para que la democracia se vea preservada, es la separación de los Poderes”.

En otro orden de ideas, el Embajador Gustavo Tarre Briceño señaló que uno de os temas “que siempre ha sido muy cercano a La Causa Radical, el problema de la descentralización, es decir, Venezuela es una República Federal, así lo establece la Constitución” recordando que se consagró en la primera Constitución de Venezuela, para pasar luego a otra forma del Estado a partir de 1830, donde se hablaba de la Constitución Centro Federal.

Recordó que la Constitución del año 61 abrió las puertas a un federalismo que se concretó tardíamente con la elección popular de gobernadores y alcaldes, y con la transferencia de competencia y dinero para que los gobernadores y los alcaldes pudiesen ejercer sus funciones sin estar sometidos a un poder central que muchas veces ignora la realidad de la provincia y que en todo caso desvincula a los habitantes con el ejercicio del poder.

“Todo esto fue cercenado brutalmente por la dictadura chavista y madurista, la propia Constitución fue restrictiva y una de las experiencias importantes de los 40 años de vida democrática que tuvo Venezuela, del 58 al 98, fue esa última fase de descentralización y sobre eso estoy seguro que Andrés Velázquez tiene todas las vivencias personales”.

Esta última cita a propósito de toda la experiencia que ha tenido Andrés Velásquez, dirigente de La Causa R, para ilustrar la importancia de los gobernadores electos, del ejercicio de las competencias y del manejo de los recursos que bien han venido recibiendo y que luego les han sido sistemáticamente cercenados”.

Esto, señaló Tarre Briceño va acompañado de la alternancia, y expresó que una de las características de la democracia en el mundo es evitar la eternización en el Poder de quienes los tengan “y Hugo Chávez utilizó una figura que podía parecer atractiva, él decía: mientras el pueblo de Venezuela considere que un gobernante lo está haciendo muy bien por qué impedirle que esa persona siga gobernando en medida de que el pueblo esté satisfecho con su gestión de gobierno”.

Aseveró que teóricamente o en el papel, puede sonar muy bien; pero en la práctica no es así porque “quien está en el poder, y el Libertador lo dijo muy claramente, cuando todo el poder está concentrado en una sola persona indefinidamente estamos en presencia de un país de esclavos”.

Con esto, también reflexionó que quien está gobernando se acostumbra a mandar, el que está obedeciendo se acostumbra a obedecer y eso es la negación a la libertad. También advirtió que el que está ejerciendo el Poder tiene una inmensa ventaja a la hora de competir en una elección, ventaja desde el punto de vista que no afecta a las libertades.

Con referencia a este puto, destacó que indudablemente quien está en el Poder “tiene una exposición en los medios de comunicación, tiene una gestión de gobierno que puede orientar para satisfacer a los electores” y eso ayuda señaló, pero también tiene una posibilidad de hacer trampa, de torcer la voluntad popular, que no tendrían los participantes que no estén en ejercicio de funciones públicas.

Durante su ponencia, el Dr. Gustavo Tarre dijo que la experiencia ha demostrado además que cuando hay reelección, el que ejerce el poder e intenta repetir por ejemplo la presidencia en ejercicio, tiene muchísimas más posibilidades y la realidad así lo ha demostrado.

Además, el abogado y profesor tocó el tema de la transparencia, la rendición de cuentas y la participación, “no hay ninguna duda de que la democracia con los contenidos que hemos señalado suponen a un pueblo informado, un pueblo que tenga acceso a todos los datos” para para ello, recuerda que hace falta que el gobierno sea transparente, y que se sepa qué está haciendo, que se sepa cómo gasta el dinero, que se sepa de dónde proviene el dinero.

Sobre la justicia, Tarre Briceño sentenció que el tener jueces imparciales es un requisito esencial para que exista la democracia, “tener jueces imparciales significa que se accede a la Magistratura por concurso, que se asciende por méritos, que un juez no puede ser revocado por sí con todo.

Todo eso conduce a que el Poder Judicial sea realmente independiente, la independencia le trae más respeto, trae confianza por parte del ciudadano y es un límite importantísimo al ejercicio arbitrario del Poder”.

Afirmó que Venezuela tiene un gran reto por delante y es el lograr una Magistratura realmente independiente pero que en las condiciones actuales existe una figura que acaba totalmente con la independencia del Poder: la figura de los jueces provisorios.

Explica el Embajador que según las leyes venezolanas, se accede a la Judicatura por la vía del concurso, “pero como no se pueden hacer concursos a cada rato, existe la figura transitoria del juez provisor”. Añade que los jueces provisorios tienen tienen que ser una minoría mientras se convocan los concursos respectivos “y esa minoría o quien se encuentra en esa condición de juez transitorio debe tener la posibilidad inmediata de concursar”.

Pero, asegura el Diplomático, que en Venezuela, casi la totalidad de los jueces son transitorios y advierte que dichos jueces tienen una característica terrible “que pueden ser revocados de un solo plumazo sin motivaciones y sin tener que decir por qué se les está destituyendo del cargo, y eso es lo que ha aprovechado el chavismo, lo que ha aprovechado el madurismo para tener un Poder Judicial absolutamente sumiso y sometido a los designios de Miraflores”.

El Embajador en la OEA agradeció finalmente a La Causa R el aporte por lo que significan los Foros virtuales que han estado organizando, señalando que “es un momento en que muchas veces la discusión de temas en profundidad está ausente porque la inmediatez y los problemas del día a día nos impiden ver un horizonte más amplio, y en consecuencia todo tiempo que los partidos políticos en Venezuela dediquen a este tipo de reflexión creo yo que debe ser bienvenido y aplaudido”.

 

Gustavo Tarre Briceño
Representante Permanente de Venezuela ante la OEA
Profesor universitario
Abogado graduado en la UCV
Ex diputado al extinto Congreso de la República
Posgrado en la Universidad de París II, en Estudios Superiores en Derecho Público.
Autor de varios textos como El 4 de febrero El espejo roto, Solo el poder detiene al Poder, y La teoría de la separación de poderes y su aplicación en Venezuela

 

Te puede interesar: El país exige coherencia, afirma Andrés Velásquez, para enfrentar a un régimen que no cree en los acuerdos

Por admin