Régimen ¡SOS!

¡SOS! Arrecia patrón de represión del régimen

Por: Andrés Velásquez

Nuestra Constitución Nacional establece como valores superiores en su ordenamiento jurídico y de su actuación: la vida, la libertad, la justicia la igualdad, la solidaridad, la democracia y en general la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.

¿Se cumplen esos preceptos fundamentales de nuestra carta magna? La respuesta es NO. En Venezuela no hay democracia, en Venezuela hay un régimen dictatorial, tiránico, de corte comunista, en Venezuela impera el terror y la barbarie, porque los que hoy usurpan el poder van en dirección contraria a lo que establece la Constitución, y esa es precisamente la raíz y el origen del desmantelamiento institucional que liquida hoy la República, y que nos somete a los venezolanos sin distinción a padecer las consecuencias de que Venezuela sea en toda regla, un estado fallido.

Por eso no es casualidad que arrecie cada día más la represión en Venezuela, las persecuciones, las detenciones arbitrarias, la violación sistemática de Derechos Humanos contra activistas políticos democráticos, ONGs, Defensores de DDHH, periodistas, medios, partidos políticos – nadie se salva- a todos el régimen le ha fabricado absurdas y ridículas acusaciones para tratar de tapar lo que salta a la vista de todos, y es que obedecen a un patrón represivo y de retaliación política solo por pensar distinto.

El estado de Derecho que debe regir no existe y el horror vivido en estas 2 últimas semanas es una clara radiografía del cada vez más alarmante deterioro de los derechos humanos en Venezuela: la detención arbitraria de Javier Tarazona, director de FundaRedes y de su equipo de trabajo Rafael Tarazona y Omar De Dios García, el secuestro del diputado Freddy Guevara, el ataque violento contra el Presidente interino Juan Guaidó, la persecución contra Luis Somaza, Emilio Graterón, Gilbert Caro y Hasler Iglesias.

Además del ataque en su residencia a la periodista Mildred Manrique, la detención de la Sra. Teresa Sanchez, madre de Javier Tarazona, la detención arbitraria del activista social de La Vega Jairo Pérez, solo por reclamar agua y servicios básicos, además esta tiranía también está ensañada con las familias(caso de Javier González activista de VP en el 23 de enero) porque al no encontrarlo a él detuvieron a su madre, a su hermano y a su primo, dejando aún más claro, que la represión y persecución de este régimen perverso no tiene límites.

Todas estas detenciones, acosos, persecuciones y arbitrariedades deben formar parte del expediente que por violación sistemática de los Derechos Humanos, cursa contra Maduro y sus colaboradores ante la Corte Penal Internacional.

Son hechos y situaciones inaceptables que todos debemos condenar, sin excepción, porque los DDHH, no pueden relativizarse, son derechos inalienables, universales, que están garantizados por convenios y acuerdos internacionales que en Venezuela tienen además rango constitucional y ningún régimen puede escudarse en el manido argumento de que son “asuntos internos” del país para así someter a los ciudadanos a la más cruel y repudiable represión.

Nadie puede ser indiferente, ni mirar hacia un costado ante tanto abuso, ante tanta violencia y tanta persecución, porque si permanecemos pasivos ante este horror, el régimen logrará su objetivo: deshumanizarnos y envilecernos a tal punto que normalicemos y banalicemos la barbarie, la persecución, la represión, y eso no lo podemos permitir, porque ese día la dictadura se atornillará para siempre.

Salir de esta tragedia, superar esta crisis humanitaria compleja, reinstitucionalizar el país, recuperar la libertad y restablecer el estado de derecho en Venezuela solo será posible con un objetivo y una ruta clara: “restablecer la democracia” y en eso debemos enfocarnos.

Para Caraota Digital

 

Te puede interesar “La dictadura de Maduro, en su afán de legitimarse y lavarse la cara, está con una ofensiva política para lograr este fin”

Por admin