Humberto García Larralde: ¿Cómo lograr un desarrollo sustentable, ambientalmente amigable e inclusivo, que supere el extractivismo rentista?.

El economista Humberto García Larralde afirmó que la situación actual de Venezuela ha sufrido “una contracción sostenida desde el año 2013” y vaticinó que al finalizar este 2021 la economía nacional será apenas el 25% de lo que fue el año mencionado; seguirá en hiperinflación, lo que mantendrá las condiciones de miserables de “hambre, en salarios y altos niveles de desempleo también, colapso de los servicios públicos, es decir una situación calamitosa para la mayoría de la población venezolana”.

Tales señalamientos los realizó en el Foro virtual sobre Economía Sostenible: Ecología, Inclusión y Productividad, organizado por La Causa R, partido verdelaborista; donde también indicó que paralelo a lo anterior existe un “gobierno nacional que está de espaldas a la población” y promueve el desconocimiento de los derechos humanos, civiles y políticos, con ausencia de seguridad a todo nivel.

Refirió Larralde que hablar de desarrollo ecológicamente sostenible y de superar el rentismo suponen dos grandes retos: el primero es el hecho de que el país ha sido un proveedor de combustible fósil por muchos años, colaborando con el crecimiento de un estilo de vida contaminante a nivel mundial.  Esto supuso ingresos y la adopción por parte del Estado de una obligación de ser “ese estado paternalista, ese estado mágico que proveía todo tipo de soluciones mientras el petróleo proveía los ingresos, mientras habían altos niveles de precios”.

El otro aspecto de esta situación fue la adopción por parte del ciudadano en general de un estilo contaminante: “nosotros nunca desarrollamos el reciclaje, no desarrollamos un transporte colectivo que supliera o fuera dependiente para que la gente no utilizara tanto el carro, teníamos un desarrollo derrochador intensivo en energía fósiles” acotó.

Enfatizó el también profesor de la UCV, que el cambio hacia una economía competitiva, que disminuya la dependencia de las exportaciones y que supere el rentismo pasa por adoptar un “estilo ecológicamente sostenible que respete los acuerdos de París y que por supuesto genere oportunidades para desarrollar la competitividad y la inclusividad”.

El economista reflexionó sobre el futuro en lo que a un cambio político se refiere. Acotó que para él es importante que se dé “más pronto que tarde”, pero que por lo complejo de la situación nacional no será igual al de antes. Explicó que ese Estado paternalista y dispendioso no volverá por tres aspectos.

El primero es el compromiso de muchos países para reducir la demanda y consumo del combustible fósil, adoptando medidas para utilizar energías alternativas como la solar y la eólica: “algunos países europeos dejaran de producir vehículos de gasolina a partir de 2030, algunas ciudades europeas ya prohíben el flujo de vehículos de combustión interna en sus calles, hay un compromiso de cero emisión neta para el año 2050”.

“El mercado petrolero está enfrentando una situación en la cual pronto empezará a decaer la demanda mundial, lo que llaman el tic del mal del petróleo, estamos llegando a esa fecha, algunos la plantean antes incluso del año treinta (30)”.

El segundo aspecto está enfocado en la industria petrolera nacional, que se encuentra “destruida y colapsada” y que según García Larralde, para alcanzar un cierto nivel de producción “requerirá inversiones extranjeras que no van a venir a Venezuela si no se mejora el marco positivo, nosotros no somos la última Pepsi Cola del desierto, en materia petrolera hay países mucho más productivos”.

También señaló que se deberán tomar otras medidas como por ejemplo, rebajar los impuestos para hacer atractiva esa inversión, lo que se traduciría en menos ingresos para el Estado aunque tenga una industria petrolera completamente desarrollada.

El tercer factor por el que García Larralde señala que el rentismo ya no volverá al país, es la implementación de un plan o programa de estabilización macroeconómica que considera “imperante y decisivo” para eliminar la inflación. Además, una “condición sine qua nom” sería el financiamiento internacional para eliminar el del Banco Central, que “es el motorcito que genera la inflación”. Esto llevará a una reforma profunda del Estado y “entonces nosotros no vamos a tener ese Estado de antes, pesado, dispendioso sino se trata entonces de un Estado nuevo que se puede concebir como un Estado promotor” señaló.

Continúo su reflexión hablando sobre una economía competitiva y sostenible. Refirió que ésta estaría sujeta al cambio político y señaló algunos desafíos que enfrentaría ese Estado promotor, comenzando con el proceso de reestructuración que debería sufrir el actual y que sea capaz de crear condiciones para el surgimiento de emprendedores.

“¿Qué significa esto? Una seguridad jurídica, estabilidad, certidumbre para la toma de decisiones, servicios públicos que funcionan, que no generen costos, que permitan invertir, que permitan programar actividades, un Internet, que es tan importante, una plataforma tecnológica eficiente con los cuales apoyarse para entonces ser competitivo en distintos ámbitos”.

También ve importante que se le provea al emprendedor asistencia técnica diversa focalizada en los problemas específicos, promoción de exportaciones estructuradas y oportunas, además del financiamiento oportuno.

A su juicio ésto puede desarrollarse favorablemente en un ambiente de descentralización política y económica, donde se promueva la corresponsabilidad de la comunidad organizada para formular, supervisar y evaluar los presupuestos asignados.

Diáspora venezolana

Se refirió a la diáspora como “Una antena al mundo, una antena para recibir información y para comunicar cambios que están ocurriendo, para fortalecer entonces las opciones de desarrollo en Venezuela, sirven además como agentes para promoción de redes comerciales en ámbitos muy específico”.

“La diáspora son más de 6 millones de venezolanos afuera que reúnen una gran cantidad de talento”

Todo esto supone un cambio profundo de cultura política que pasa por la formación de ciudadanos responsables, que cumplan con sus deberes y sepan exigir sus derechos.

“Hay una enorme experiencia internacional en las agencias de desarrollo, en los organismos multilaterales como también en Venezuela misma en muchas iniciativas que hay que aprovechar para eso” .

Afirmó además que se está hablando de aprovechar iniciativas ciudadanas dentro de este marco ecológicamente sostenible e inclusivo. En ese sentido, se refirió a la agricultura como un elemento generador a futuro, de divisas para el país por la variedad de rubros de alta calidad que no se consiguen fuera.

Dijo que hay que aprovechar la tecnología para “que (los productos) se conserven en el tiempo de forma tal que puedan ser comercializados sin caer en una especie de uniformización y de producción en masa que le quite calidad”.

Turismo sustentable

Otro punto en el que hizo hincapié fue el turismo. Destacó la riqueza de la geografía del país pero aseguró que este sector depende mucho del emprendimiento y que es necesario crear un ambiente seguro para la inversión aparte de fortalecer los servicios públicos locales y nacionales.

“Requiere también mucha gestión autónoma descentralizada y participativa a nivel regional y local, y esto digamos en el corto plazo, va a ser decisivo para suplir y llenar los huecos y la insuficiencia”.

Otro punto tratado fue el aprovechamiento de lo que denominó “know how petrolero” para desarrollar áreas energéticas afines. Lamentó que mucho de ese conocimiento está fuera del país, con la diáspora. También sugirió potenciar la manufactura existente que conlleva competitividad e iniciativa para no morir en el intento.

“Estamos hablando de la competitividad del sector complementarlo del sector petrolero, que llegó a tener un desarrollo muy importante, de cómo lograr que eso sea un sector exportador y desde luego todo esto se facilita con una plataforma masiva, de una provisión masiva de Internet, de la plataforma tecnológica”

Resaltó que todo esto debe pasar por la transición política, restablecer el orden constitucional para garantizar el respeto a los derechos humanos, generar confianza en el liderazgo y lograr el apoyo de la población y estabilizar la moneda. Ve como medida viable la dolarización plena, aunque dijo que eso todavía está en un debate entre los economistas. Lo que si puntualizó como urgente fue el abatimiento de la inflación.

“Hay que tener entonces la capacidad gerencial, política y de control de las variables de forma tal de poder concertar empréstitos u organismos multilaterales y poder reestructurar favorablemente la deuda pública internacional”.

A lo que añadió que eso amerita una reestructuración exitosa del Estado para convertirlo en promotor e inclusivo con cobertura social en sus políticas y un liderazgo capaz de neutralizar los saboteos que pudieran darse desde “las fuerzas fascistas del chavismo desplazado”.

Por último señaló que las Fuerzas Armadas Nacionales significan actualmente una tranca de peso para el cambio, por lo cual indica que también deberán ser reestructuradas.

 

Desarrollo sustentable

Dr. Humberto García Larralde

Economista
Profesor titular de la Universidad Central de Venezuela
Doctor en Estudios del Desarrollo del Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes UCV)
Maestría en Economía del Desarrollo en la Universidad de Sussex (Inglaterra).
Individuo de Número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas desde 2013.
Consultor en áreas de competitividad e integración económica.
Autor de libros, artículos para libros y revistas científicas sobre integración económica, comercio internacional, rentas petroleras y desarrollo, entre otros.

 

Te puede interesar:  “Esta experiencia ha generado un espíritu emprendedor en la gente” afirmó la Dra. Carlota Pérez.