Ciudadanos desarmados

Por Andrés Velásquez

Un año tenemos los venezolanos en cuarentena, 12 meses confinados, encerrados, con libertades individuales restringidas, confiscadas, en nombre de una pandemia mundial inocultable, porque es cierto, el COVID-19 ha paralizado al mundo, pero en Venezuela se ha convertido la pandemia más que en una situación de cuidados de salud de los venezolanos, vía cuarentena en una política de Estado que se aplica arbitrariamente para someter a los ciudadanos a más controles sociales, imponiendo un estado policial más que un estado responsable de las prevenciones y medidas para salvaguardar la salud de todos.

 

El COVID-19 es una pandemia que afecta al mundo, y que nadie pudo haber prevenido, predicho, esperado, eso es innegable, pero las cuarentenas flexibles, radicales, 7×7, confinamientos, cercos sanitarios, estados de alarma, alcabalas por todos lados, salvoconductos, coronabuses y demás medidas tomadas en Venezuela por el régimen usurpador, son políticas de Estado, son acciones políticas que sí tienen claramente, intencionalidad y conducción de la dictadura para imponer por vías de fuerza, la confiscación de libertades individuales y colectivas, sometiéndonos a todos a un estado policial represivo y extorsivo que acorrala a los ciudadanos entre la pandemia y la dictadura.

 

¿Qué hacer después de un año? Vacunación masiva es lo que corresponde según expertos, académicos, científicos y técnicos del área inmunológica mundial, todos los países de una forma u otra están ejecutando planes de vacunación para inmunizar lo más pronto posible a sus ciudadanos y salvar vidas.

 

Vacunas de muchos laboratorios y lugares diferentes ya están siendo aplicadas en la mayoría de los países, y en Venezuela aún no se establece ningún plan de vacunación, no hay vacunas disponibles ni siquiera para el personal sanitario y lo que hemos visto hasta hoy, es la vacunación pública del dictador y su entorno, una vacunación exclusiva, excluyente, con privilegios y sesgo político, la nomenclatura del poder usurpado administrando la pandemia de vuelta a su favor.

 

Vacunación masiva es hoy la prioridad, no porque lo diga yo, lo dicen los médicos, inmunólogos, científicos, académicos y técnicos que manejan y saben del tema salud, y son los que deben tener la palabra hoy.

 

Un plan de vacunación masivo, ordenado, planificado por sectores prioritarios: personal sanitario, población de riesgo (adultos mayores y ciudadanos con enfermedades y patologías preexistentes) educadores, transportistas, sector alimentos, población vulnerable, ciudadanía en general, todos.

 

Expertos en el área indican muy claramente que a estas alturas, y con vacunas disponibles de varios laboratorios y países, hay que vacunarse y hacerlo ya, con la vacuna que esté disponible, porque según sus proyecciones basadas en estudios serios y respaldados con porcentajes levantados por técnicos en este tipo de situaciones, debemos aspirar a inmunizar al menos para comenzar a un porcentaje alto de la población (60-70% es lo deseable, llamado inmunización del rebaño) para poder comenzar a controlar eficazmente los niveles de contagio, y paralelamente reforzar, no descuidar ni por un segundo las precauciones individuales vitales: usar tapabocas, lavarse las manos, mantener la distancia social (+ de 1 metro) entre personas, evitar reuniones, contacto físico, y guardar los aislamientos necesarios si se estuviese expuesto a un enfermo o contagiado con el virus.

 

Vacunar y lo más pronto posible es el objetivo prioritario hoy, ¿qué hacemos? El Presidente Interino a través de la AN legítima ya ha aprobado los recursos para pagar la cuota para el fondo COVAX de vacunación internacional y traer las vacunas necesarias, y me atrevo a ir más allá y proponer que se evalúen y se avance en tomar medidas complementarias para adquirir más vacunas con el apoyo de países aliados que puedan apoyarnos en la logística necesaria para acelerar el proceso para comprar más vacunas, todas las que hagan falta y poner en marcha, cuanto antes, la vacunación masiva en Venezuela.

 

La vacunación es urgente, por lo que también hay que exigirle al régimen que usurpa el poder en Venezuela, que deje de colocar trabas y excusas.

 

¡Exigimos vacunación masiva ya! Es responsabilidad del estado traer las vacunas, y nuestra responsabilidad como ciudadanos es exigir las vacunas y exigirlas ya.

 

Artículo escrito por Andrés Velásquez, @andresvelasqz, para Caraota Digital.